30 de marzo de 2011

Ahorro energético en el hogar



La filosofía que se implanta, cada vez con más fuerza, será intentar incorporar la vivienda y sus productos de consumo y desecho como un elemento más del ciclo ecológico, en dónde nada se pierde y todo se recicla. El agua jabonosa se filtra y se utiliza para cultivo de vegetales, el agua negra se trata y se usa para riego de zonas verdes, y los lodos, después de un proceso anaeróbico, sirven como fertilizante para las plantas. La basura orgánica, es decir, residuos de comida, hojas, vegetales y todos los materiales biodegradables, mediante un sencillo proceso, se utilizan para mejorar la tierra de producción alimentaría. La basura inorgánica se clasifica y se recicla para volver a producir materiales útiles. Se recoge el agua de lluvia para ahorrar consumo de agua de la red. Se capta el sol para producir energía. De este modo se crea un conjunto orgánico, en el cual todos los espacios mantienen una relación armónica entre sí y con el entorno, que expresa la inquietud de quienes viven preocupados por la relación del hombre con el Medio Ambiente y el ahorro energético, en un núcleo de población de tamaño humano, con ritmos de vida tranquilos y unas relaciones tolerantes, solidarias y pacíficas.


Ahorro Energético en Calefacción - Agua caliente - Aire Acondicionado


Aísla tu vivienda para conseguir un ahorro energético en calefacción (orden de importancia: techo, paredes, suelo) ¡Pero evita hacerlo con las espumas que contienen gases perjudiciales para la capa de ozono! Existen materiales aislantes alternativos como la fibra de vidrio, la lana mineral, el corcho, la perlita... Pon ventanas o cristales dobles, o aislantes. Verifica los cierres de puertas y ventanas, y tapa las grietas en paredes o techos, para que no escape el calor. Pon aislante alrededor de los depósitos y tuberías del agua caliente siguiendo toda esta serie de consejos comprobaras el gran ahorro energético del cual te puedes beneficiar. No abras las ventanas con la calefacción encendida (con 10 minutos al día es suficiente para ventilar la casa) Lo mismo si tienes aire acondicionado. Abre las puertas exteriores lo menos posible. Instala un termostato en la calefacción, y regúlalo para temperaturas no excesivamente altas (18 - 20º C en invierno) Así podrás escoger la temperatura que verdaderamente desees (poneos de acuerdo toda la familia); con la ropa adecuada en cada época, podrás reducir las necesidades de calefacción o aire acondicionado.


En el caso del calentador de agua, regula la llama a la temperatura adecuada o sitúa el termostato entre 55 - 60º C; así evitarás calentar primero el agua y luego volver a enfriarla mezclándola con agua fría haciendo todo esto el ahorro energético será visible. Cierra las habitaciones (y sus radiadores) que no uses. Al instalar un sistema de calefacción y/o agua caliente, descarta la eléctrica: es la más derrochadora de energía y por lo tanto el ahorro energético no se producirá en este caso, ¡y la más cara! Los mejores sistemas son, por este orden: solar, biogás o biomasa, leña, gas natural, gas propano, butano o ciudad. Revisa el estado de la caldera. Para calentar una habitación pequeña y bien aislada, o para calentarte tú directamente durante poco tiempo pero no el espacio a tu alrededor, puede bastar un pequeño radiador eléctrico (por ejemplo, para calentar el baño antes de tomar una ducha) Intenta fregar con agua fría. No abras y cierres muchas veces el grifo del agua caliente: procura aclarar los cacharros de una sola vez. Si te construyes o reformas tu casa, atiende a criterios bioclimáticos (energía solar pasiva), que consisten en diseñar los elementos constructivos y su disposición (ventanas, paredes, etc.) de forma que se aproveche el máximo de la radiación solar y por lo tanto habrá un ahorro energético. Deja entrar el sol en invierno, y no en verano, ayudándote de persianas. Cortinas, toldos, cornisas... Si puedes, planta árboles de hoja caduca (parra, higuera...) junto a la fachada sur de tu casa: te darán sombra en verano, y contribuirán a hacer innecesario el aire acondicionado. En verano, cierra las ventanas de día y ábrelas al fresco de la noche. Un ventilador puede bastar en vez del aire acondicionado, o reducir el consumo de éste. Un ventilador reversible en el techo ahorra calefacción, enviando el aire caliente hacia abajo. Si necesitas aire acondicionado, escoge uno de enfriamiento evaporativo (sobre todo si vives en clima seco), que además de consumir menos evita los gases destructores de la capa de ozono. En cualquier caso, escoge el que menos energía consuma por lo tanto mayor ahorro energético. Sitúa el aire acondicionado en la parte sombreada del edificio. En días calurosos, enciéndelo antes de que el edificio se caliente. Mantén los filtros limpios, según las instrucciones.


Ahorro Energético en Cocina - Horno

Si has de comprar una cocina, elígela de gas mejor que eléctrica. Lo mismo respecto al horno. Cuando cocines, pon tapaderas en las cacerolas o sartenes. Utiliza una olla a presión, o mejor aún la "súper-rápida". Céntrala bien sobre el quemador, y procura que la llama no sea mayor que la base de la cacerola. Una vez comienza la ebullición, baja el fuego al mínimo. Usa la mínima cantidad de agua necesaria para hervir o cocer. Intenta no abrir la puerta del horno mientras está funcionando. Para tostar pan, utiliza un tostador y no el horno; con todo esto se notara el ahorro energético en tu cocina. Ahorro Energético en el Frigorífico

No metas cosas calientes en el frigorífico ni en el congelador. No coloques el frigorífico cerca de fuentes de calor (horno, hornilla, ventana donde dé el sol...) Abre las puertas de la nevera - congelador el menor tiempo posible. Verifica que cierran bien. Descongela regularmente, si no lo hace de forma automática. No obstruyas la ventilación de las rejillas de atrás del frigorífico. Mantenlas limpias de polvo. Al comprar un frigorífico nuevo, escoge uno del volumen que realmente necesitas (aquel que vayas a llenar al menos en dos tercios; tres cuartos en el caso del congelador), y dentro de esos el que menos energía consuma. ¡Y pide que no lleve gases CFCs, ni HCFCs, que destruyen la capa de ozono, ni HFCs, muy peligrosos para el cambio climático! Si el motor parece estar funcionando continuamente, llama al servicio de mantenimiento. Ajusta el termostato a una temperatura no excesivamente baja. Descongela la comida, según las instrucciones, antes de cocinarla.


Ahorro Energético en la Lavadora - Lavavajillas

Lava en frío o a menos temperatura. Te saldrá mejor si el detergente en polvo lo disuelves antes de echarlo al lavado. Espera a llenarlos completamente antes de ponerlos en marcha (sigue las instrucciones del fabricante) Si habitualmente no tienes suficiente "fregado" como para llenar el lavavajillas, tal vez no lo necesites... Emplea los programas económicos. Centrifuga lo menos posible la lavadora. Al comprar una lavadora o lavavajillas nuevos, pide los que menos energía y agua consuman. A ser posible, con dos tomas de agua (caliente / fría), de forma que la entrada de agua caliente se conecte al calentador de agua de la casa (si éste no es eléctrico), evitando que sea la lavadora / lavavajillas la que tenga que hacer ese trabajo mediante el consumo de electricidad y con esto será posible un ahorro energético. Tiende la ropa para que se seque al aire y al sol. En nuestro país, las secadoras eléctricas son innecesarias. Y la vajilla también puede secarse sola.


Ahorro Energético en Iluminación Aprovecha la luz del día.

Apaga las luces al salir de las habitaciones. No dejes luces permanentemente encendidas. Coloca bombillas fluorescentes compactas en lugar de las habituales bombillas incandescentes, al menos en los lugares donde más tiempo se utilizan (cuarto de estar, dormitorios, cuarto de baño, cocina...) Ganarás en calidad y cantidad de luz: duran 8 - 10 veces más. Aunque el precio de este tipo de bombillas es mayor que el de las tradicionales, debido a su bajo consumo eléctrico se amortizan rápidamente. Continúa utilizando tubos fluorescentes donde los tengas, ya que consumen mucho menos que las bombillas tradicionales, pero ten en cuenta que consumen más energía en el momento de encenderlos. No los instales en habitaciones donde haya que encender y apagar la luz con frecuencia. Utiliza pintura blanca o de colores claros y brillantes para techos, paredes y muebles. Reflejan y distribuyen mejor la luz.


Ahorro Energético en el Agua

Bombear el agua hasta nuestras casas consume muchísima energía, por lo que ahorrar agua, algo que en sí es ecológicamente necesario, es también un medio de ahorro energético. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes o te afeitas, y pon el tapón mientras friegas. Dúchate en vez de bañarte. Reduce el tiempo que el grifo permanece abierto. Repara los grifos o la cisterna que gotean. Coloca en cada grifo un filtro (aireador) para ahorro de agua

1 comentario:

  1. Es muy importante ser conscientes de lo que está sucediendo en nuestro planeta, por eso en 2002 nos pusimos a eco-dieta; mejorando la eficiencia de las plantas, utilizando nuevas opciones tecnológicas y sacando provecho de las compensaciones de emisiones. Te invitamos a probar nuestros sabores este 12 de abril en el día del cono gratis

    ResponderEliminar